“México lindo y querido…”

México lindo y querido, si muero lejos de ti, que digan que estoy dormido y que me traigan aquí…”.

Guadalupe Campanur Tapia no murió lejos de México. Tampoco murió. Fue asesinada en México. El cadáver de la ambientalista fue hallado la semana pasada cerca de una carretera de Michoacán. Su defensa de los derechos indígenas, de la mujer y de la naturaleza le han costado la vida.

Yo le canto a sus volcanes, a sus praderas y flores que son como talismanes del amor de mis amores…” sigue diciendo la famosa copla mexicana. En los últimos 8 años han sido asesinados en México 44 ambientalistas.

Que me entierren en la sierra al pie de los magueyales y que me cubra esta tierra que es cuna de hombres cabales.”

Un informe del Instituto Nacional de las Mujeres titulado “México Feminicida” revela que el pasado año fueron asesinadas en México 12. 811 mujeres, alrededor de mil mujeres asesinadas al mes, más de 30 al día.

Voz de la guitarra mía al despertar la mañana quiere cantar su alegría a mi tierra mexicana”.

Durante el 2017 fueron asesinados en México 12 periodistas que se atrevieron a cantarlo. El Sistema Nacional de Seguridad cifra en más de 25.000 los asesinatos ocurridos en ese país centroamericano.

México lindo y querido…”.

(Euskal presoak-euskal herrira)

Catalunya

La primera vez que oí hablar de ella yo era un niño y fue gracias a mi abuelo. Vivía en Barcelona y cuando por Navidades regresaba a Pamplona no era él quien volvía sino los Reyes Magos. Me enamoré de Catalunya escuchando a Serrat y a su tieta, su Hernández, su Mediterráneo. La amé cuando conocí a Lluis Llach y de su voz L´estaca, su Viatge a Itaca, sus Campanades a Morts en homenaje a los cinco vitorianos asesinados en marzo de 1976. Y ese amor fue agregando nombres: Xirinacs, Julián Grimau, Gaudí, Puig Antich, Oriol Solé, Pau Casals, Ferrer Guardia…

La he seguido amando todos estos años en que también se ha vuelto patria de mi hija Irene. A ella debo la estelada que cuelga en mi habitación y la que llevo en mi muñeca. Hasta me volví culé (un culé del Athletic) pero si alguna imagen guardo de ese amor allá donde ni el olvido ni el miserable llega, es la de esa Catalunya unida y cohesionada, la de ese generoso tejido social que puso en la calle a estudiantes, obreros, trabajadoras, bomberos, deportistas, enfermeras, músicos, vecinos y vecinas defendiendo su derecho a parir una república catalana, a pesar del escarnio, de las amenazas, de los golpes, de la cárcel y el exilio. Y es verdad que el parto va a ser doloroso pero mientras pujen unidos, de la mano, habrá república.

(Euskal presoak-euskal herrira)

Gramática

Descabezar, destrozar, desmantelar… son verbos, cotidianos verbos, siempre en boca de todos pero solo en manos de los mismos. Ayer era Netanyahu, primer ministro israelí el que apelaba a ellos: “Hay que desmantelar la Agencia de Naciones Unidas para los Refugiados Palestinos”.

Hace unos días fue la vicepresidenta española Sáenz de Santamaría la que se jactaba y reconocía haber desmantelado el proceso catalán: “¿Quién ha hecho que los independentistas no tengan líderes porque están descabezados?”

El periódico El País ya lo había anunciado en octubre: “Rajoy descabeza el referéndum ilegal”.

Antes fue el director de la Oficina Antifraude en Catalunya, Daniel de Alfonso, cuando se felicitaba junto al ex ministro de Interior español Fernández Díaz, de los grandes éxitos obtenidos: “¡Les hemos destrozado el sistema sanitario!”

Y hay partidos europeos como el de la Libertad en Holanda y en Austria, la Liga Norte italiana, Alternativa para Alemania o el Frente Nacional de Le Pen que también insisten: “Hay que desmantelar la Unión Europea para salvar a Europa”.

No, no es kale borroka, es el signo de los tiempos que nos proponen los jíbaros en los tres verbos que mejor conjugan. Y así ha de ser hasta que todos aprendamos gramática, aunque sea parda.

(Euskal presoak-euskal herrira)