Deseo para Año Nuevo

 

Por ahí andan los sesudos contertulios de todos los grandes medios debatiendo si sería legal o inconveniente que Puigdemont desde el exilio o Junqueras desde la cárcel gobernasen la república catalana. Hasta Urkullu, el mejor alumno de la clase, ha levantado la mano y, con la venia, ha cerrado el debate ante el aplauso del profesor: “para dirigir un país hay que estar presente”.

El problema es otro y, por cierto, tampoco es catalán. El problema que tiene el Estado español es, simplemente, que la mayoría del pueblo catalán quiere ejercer su derecho a decidir y “M.Rajoy”, sea porque es un cretino o porque (él mismo lo confirmó) es un cretino que vive en el 2016, se niega a aceptar que los independentistas ganaron de nuevo en las urnas a pesar de la represión, del miedo, de las amenazas y del fraude.

Tengo la impresión de que, si pudiesen elegir, Puigdemont o Junqueras optarían por gobernar Catalunya desde la Generalitat antes que desde el exilio o la cárcel, pero quienes gobiernan desde España a catalanes y vascos no disponen de más respuestas para la Catalunya que quiere ser libre e insiste en reclamar ese derecho pacífica y democráticamente.

Ya que estamos en confianza les confieso que, en cualquier caso, yo prefiero que Puigdemont o Junqueras o Anna Gabriel me gobiernen desde una cárcel de las antípodas a que lo siga haciendo la banda de delincuentes comandada por “M.Rajoy” y asentada en Madrid con sus copias en blanco y negro, incluyendo sus comandos liberados en medios, tribunales y audiencias. Y ese sí que es un problema.

(Euskal presoak-euskal herrira)