Fármacos que seguirán siendo públicos y gratuitos

Cronopiando

De cara a compensar los precios que cientos de medicamentos van a alcanzar a partir del lunes en todo el Estado español y los inconvenientes que semejantes alzas puedan suponer a la ciudadanía, ya el gobierno ha dispuesto, con la aprobación del parlamento europeo, la gratuidad absoluta de otros vitales fármacos de masivo consumo, así como su expendio no sólo en farmacias sino en cualquier otro centro o establecimiento interesado y sin necesidad de prescripción médica.

A tal fin, los medicamentos que se distribuirán sin costo alguno, ni siquiera receta, con objeto de contribuir a la mejora de la salud son los siguientes:

Para tratamientos antidiarréicos y del estreñimiento: Laxantes deportivos compuestos de cuero televisivo contra la secreción intestinal y déficit neuronal severo. Por ejemplo, copadiramina, ligaprofeno, champiocetamol, euroinflamatorios y mundialitadores en general. Del mismo modo,  quedarán exoneradas de pago alguno las tauroxerutinas nacionales.

Para tratamientos de hemorroides se han dispuesto: Antipropulsivos financieros, vinburminas hipotecarias y las credicinolonas. También: vasidilatahorros periféricos, como bankamina y sucursalcoides de empréstitos alternos, botinpradinol y recapitaprofenos. Y de igual manera serán distribuidos por viviendas, escuelas y demás centros sociales, todos los recorticoides necesarios.

Para tratamientos de virosis tópicas o superficiales va a repartirse gratuitamente borbontandina al por mayor y sus derivados y genéricos, al igual que vaticanofurilos pedofilotoxinas y opusdeinas retrovirales.

Para tratamientos contra la tos, náuseas y vómitos, así como congestiones, mantendrán su gratuidad la coperastina, la interocodamina, los mundolíticos y otros fármacos del país.

Para quienes padezcan inflamaciones de origen traumático o no terminen de degerir y asimilar estas medidas, se han dispuesto igualmente, nuevas emisiones de fármacos gratuitos como los: pikoletoprofenos, pasmaina y maderotamol tanto nacional como comunitaria.

Todo sea por la salud

“El día de la impunidad no ha llegado”

Tal vez no fuera su intención pero cuando el ministro de Justicia español, Alberto Ruiz-Gallardón,  al referirse a la legalización de parte de la sociedad vasca, declaró convincente que “el día de la impunidad no ha llegado” y que “los demócratas serán la sombra de los que no defendían la democracia”, cerca estuvo de provocar, sin pretenderlo, una alarma social de incalculables proporciones.

Y es que ya me parecía estar viendo a todos los evasores que ocultan sus fortunas en paraísos fiscales, que han blanqueado hasta la sombra de la que hablara el ministro y a quienes se había asegurado la amnistía,  organizar marchas a Madrid,  levantar barricadas y enfrentar los nuevos recortes a la impunidad que señalara el ministro. Como desacatarían el anuncio del máximo representante de la justicia española todos los implicados en los cientos de asesinatos a cargo del Estado, con independencia de qué siglas encubrieran el crimen y qué letra del abecedario su nombre. Ellos, de los que sólo algunos pasaron por los tribunales de justicia para que, de entre esos algunos, aún fueran menos los condenados a tránsito en la cárcel, y que hoy son eminentes asesores, escriben libros, se van de vacaciones, representan a empresas, ostentan cargos…  no iban a tolerar más atropellos y ya debían estar a punto de declararse en huelga de hambre o de exiliarse a Laponia en busca de trabajo.

Pero el ministro, en lugar de enmendarla, volvía por sus yerros y recalcaba sus irrenunciables intenciones: “que nadie cometa el error de pensar que la Justicia va a dejar de funcionar o que el Estado va a renunciar a investigar, detener y juzgar a todos aquellos que se sitúan al margen de la ley”.

Y ya imaginaba a todos los ilustres delincuentes al frente de administraciones bancarias y otros despachos,  volcar contenedores, quemar cajeros o caerles a pedadras a las lunas de los bancos. Como se declararían en rebeldía, ocuparían edificios y enfrentarían a las fuerzas del orden, todos los mangantes oficiales en gobernaciones, en ayuntamientos, en parlamentos y tribunales, que  habían creído a salvo sus bien recompensadas biografías.

Suerte que el ministro, que tampoco olvida su pasado, antes de incorporarse en alguna plaza a los perroflautas indignados, recuperó su lucidez habitual y resolvió el embrollo: “que nadie desconfíe de la democracia española”.

Y nadie desconfía, ni siquiera ellos. Su hedor es inconfundible.

 

 

¿Visionarios o ciegos?

Circula por internet un texto de Thomas Jefferson, principal autor de la Declaración de Independencia de los Estados Unidos y tercer presidente que tuvo ese país, y que no me resisto a compartir:

“Las instituciones bancarias son más peligrosas para nuestras libertades que ejércitos enteros listos para el combate.

Si el pueblo americano permite un día que los bancos privados controlen su moneda, los bancos y todas las instituciones que florezcan en torno a los bancos, privarán a la gente de toda posesión, primero por medio de la inflación, enseguida por la recesión, hasta el día en que sus hijos se despertarán sin casa y sin techo sobre la tierra que sus padres conquistaron”.

Muchos de los comentarios agregados al texto, que dos siglos más tarde expresa en sus efectos la crónica diaria de todos los medios de comunicación, resaltan la increible capacidad visionaria de Jefferson para adelantarse a los tiempos, para predecir el futuro.

Pero ahí es donde a uno, al margen de agradecer la cita, le asaltan las dudas porque ¿era realmente Jefferson un iluminado? ¿No sería que los demás optaron por mirar para otro lado? ¿No es acaso el visionario la consecuencia de tanto distraído conformista, cuando aquel, simplemente, se niega a cerrar los ojos?

En un mundo de ciegos el tuerto no es el rey, sino el visionario, ese que se atrevió a predecir que si le echas leña al fuego va a acabar ardiendo y al que los ciegos, casi siempre, también acaban quemando. Y no hace falta ser un visionario para saberlo, sólo negarse a practicar el viejo proverbio de “dame pan y dime tonto”.

Debiera tenerlo en cuenta esa caterva de políticos pirómanos con licencia que, además, se las dan de bomberos y pretenden, los mismos que han generado el incendio, rescatarnos del siniestro que su perversa ambición provocara.

¡Y es que son como niños!

Y hasta van de la mano, como angelitos que son, niños al fin.

El presidente Mariano, luego de reconocer que hará “cualquier cosa aunque dijera que no la iba a hacer”, en otro nuevo ejercicio de coherencia, ha embarcado a su Estado en el rescate europeo, que traducido a su peculiar lenguaje viene a ser algo así como que España se dispone a rescatar a Europa. Y para celebrarlo, nada mejor que viajar a Polonia a animar a la selección española de fútbol.

¡Y es que son como niños!

La ministra de Empleo, Fátima Báñez, tras agradecer a la virgen del Rocío su capote para salir de la crisis y acabar con el desempleo, se enfrasca en una singular partida con el Bubble Shooter Adventures, acumulando la astronómica cifra de 5.390 puntos y, a través de twitter, reta a quien se atreva a superar su hazaña.

¡Y es que son como niños!

El ministro de Asuntos Exteriores, luego de sopesar el envío de la armada invencible a Argentina en desagravio porque los indios nacionalicen las empresas españolas que tanto contribuyen al desarrollo americano, en un extraordinario apunte de lucidez para sus escasos cumpleaños, denuncia la sonora pitada al himno español durante un partido de fútbol entre vascos y catalanes como la causa de que Europa haya tenido que rescatar al Estado español.

¡Y es que son como niños!

La portavoz del Partido Popular en el Congreso, Carmen Alvarez-Arenas, tal vez sobrecogida por una reciente noticia que denunciaba que el 26% de los niños y niñas del Estado español viven bajo el umbral de la pobreza, hasta el punto de que en Europa, sólo Rumania y Bulgaria observan peores registros que España, se apresuró a dejar claro que “no hace falta comer marisco y caviar para estar bien alimentado”

¿Y es que son como niños!

Los concejales del Partido Popular del Ayuntamiento de Murcia, en medio de un pleno, tal vez hartos de tanta perorata, entretenían el tedio que les producía un debate sobre la prostitución, jugando al tenis con el “Ipad”, compartiendo fotos de fiestas y paisajes y mandando mensajes.

¡Y es que son como niños!

El presidente del Tribunal Supremo y del Consejo General del Poder Judicial, Carlos Dívar, acaso abrumado por su excesivo trabajo frente a tan grandes responsabilidades, hacía “novillos” desde el jueves y se marchaba en “semana caribeña” a Marbella donde merendar y cenar con sus amiguitos y amiguitas.

¡Y es que son como niños!

El presidente de la Confederación Española de Organizaciones Empresariales, Juan Rosell, junto a otros colegas, quizás aburridos de la seriedad que se le supone a una reforma laboral, antes de dar su parecer a los medios de comunicación, se reían como niños traviesos hasta el punto de que, el propio Rosell tuvo que pedir formalidad a sus amigos.

¡Y es que son como niños!

La ministra de Salud, Ana Mato, todavía no se recupera de las secuelas que le dejara su último discurso, en el que nos dio las buenas tardes y los buenos días,(se ignora porqué no nos dio también las buenas noches) anunció la universalización de la sanidad española, descubrió que hay que poner en valor lo que tiene valor, reveló que ha adoptado una medida que ya estaba adoptada, aclaró que no consume la misma cantidad de medicamentos una persona que esté enferma que otra que no esté enferma, enfatizó la importancia de las “prestaciones terope… tripe… teroperapéuticas… eh, me he equivocado en la, en el nombre” y por si no fuera suficiente tanta clarividencia como la que expresó la ministra al frente de un panel en el que podía leerse: “Las Ideas Claras del Partido Popular”, terminó su disertación de la siguiente manera: ”Los pensionistas que es no pagan nada son aquellos que ya no tienen derecho a prestación por desempleo, es decir los que ya tienen los que tienen simplemente eeehh… los.. Ah perdón, pensionistas. Pensionistas son de los pe que tienen el… hablamos de renta no de pensiones. Pues yo ya me voy a callar”.

¡Y es que son como niños!

Suerte que el rey de España, en lugar de distraerse en sus habituales ocupaciones matando elefantes por Africa, osos por los Cárpatos o venados por España, hasta América se ha ido a trabajar, muleta en mano, no obstante seguir convaleciente aún de su última caída, a defender los intereses de los grandes empresarios que también tienen en él un digno representante. Y todo ello luego de pedir perdón.

¡Y es que son como niños!

Lo que no entiendo es porqué tarda tanto Herodes.

“Spain is diferent”

Spain is diferent

 

Dice el gobierno estadounidense que, aunque tarde, sigue siendo una buena noticia que ya se haya producido el rescate de España.

En los mismos términos se resalta la satisfacción del Fondo Monetario Internacional y del Banco Mundial por el rescate español.

En Alemania, Francia, Italia o Inglaterra se destaca el rescate de España.

Europa en su conjunto se felicita porque se haya procedido a rescatar a España.

En latinoamérica, varios jefes de Estado se han manifestado al respecto del rescate de España.

También en Africa, Asia y Oceanía ha sido el rescate de España la noticía más comentada en los informativos de televisión.

Todos los periódicos del mundo dan cabida en sus primeras páginas al rescate de España.

Sólo en España, lo ha asegurado su presidente Rajoy, el mismo que hace unas semanas, tras apuntar que “haré cualquier cosa aunque dijera que no la iba a hacer”,  desmintiera la posibilidad de un rescate, la noticia del día no ha sido el rescate de España, sino que España ha rescatado a Europa.

“Spain is diferent…ole”

 

Nos cambiaron la pregunta

¿O bombas o votos? Esa era la pública propuesta que, a través de Rubalcaba, planteara el Estado español hace alrededor de un año en relación al conflicto vasco, pero hacía ya tiempo, mucho antes de que Rubalcaba formulara su pregunta, que el Estado español conocía la respuesta.

Y la mejor prueba de ello la tenemos en su proverbial sordera, cada vez más acusada y grave, en su empeño represivo ilegalizando partidos políticos, cerrando medios de comunicación, vulnerando derechos y libertades, convirtiendo cumplidas sentencias en condenas perpetuas, torturando, y todo ello sin haber renunciado a su violencia ni pedido perdón por su impune ejercicio.

Me vino a la memoria aquella pregunta del representante del Estado español, a tenor de ese infame proyecto, ya puesto en marcha, y que permitía votar en el País Vasco a cualquiera que alguna vez en su vida haya pasado por aquí.

Algo así como que los problemas de una casa no los resuelvan sólo quienes viven en ella, sus inquilinos, sino todo pariente, vecino, cobrador, vendedor, repartidor, mendigo, fontanero, testigo de Jehová o hijo de su madre, que haya ido a la casa alguna vez.

Una aberración democrática absolutamente insólita que sólo será superada cuando las cuentas de su próximo fraude sigan sin rendir el fruto apetecido y resuelvan entonces que, para poder votar en Euskalherria, ni siquiera es preciso ubicarla en el mapa, y que cada quien vote donde más le apetezca y mejor le cuadre.

Alguien escribió una vez sobre el muro de una ciudad, que podría ser cualquiera, una de esas inolvidables leyendas que nunca debiéramos olvidar: “Cuando teníamos las respuestas nos cambiaron las preguntas”.

Tal parece que, en el Estado español, se disponen de nuevo a cambiar la pregunta:

¿O bombas o pucherazo?

Y la respuesta a esta nueva pregunta sólo puede ser la misma de siempre: Votos, más votos para una Euskadi independiente y socialista.

Sólo por dar ideas

El que puedan votar en el País Vasco los incalculables cientos de miles de “exiliados”, y podrían ser cientos de miles más, que según los últimos sondeos del Partido Popular abandonaron Euskalherria por causa de un conflicto que los mismos populares tildan de inexistente, no tiene porqué ser la única reforma electoral prevista.

Otras medidas podrían adoptarse cuanto antes de manera que los próximos resultados electorales en el País Vasco respondan fielmente a las expectativas que el Estado español contemple.

Y entre ellas, ninguna más justa y comedida que implementar el voto de aquellos caídos por Dios y por España, como una manera de honrar sus cívicas trayectorias manteniendo, al mismo tiempo, vivos sus ideales. Este voto, que bien podría denominarse patriótico, sería depositado por el partido o movimiento al que esos caídos hubieran respaldado en vida y con independencia de que hubieran o no ejercido el voto alguna vez.

Otra imprescindible medida que podría instaurarse sería la de aplicar la fórmula 3 por 1, variable electoral que consistiría en facultar a los miles de ciudadanos insignes triplicar su capacidad electiva, (podría quintuplicarse si las cuentas siguieran sin cuadrar los resultados esperados) porque de ninguna manera puede aceptarse que, en aras de una pretendida representatividad democrática, puedan equipararse los votos de eméritos demócratas de intachable conducta con los de intolerantes violentos, incluso, desempleados y hasta sin estudios.

Y podría también considerarse, para ejercer el voto, la obligatoriedad de que todos los electores compulsen, vía administrativa, una declaración jurada de condena a la violencia, acompañando la misma de un certificado de pasiva conducta expedido por la administración correspondiente y avalado por siete garantes que den fe de la varacidad de esa certificada acreditación, demostrando no haber tenido nunca nexos de ningún tipo ni con entornos sospechosos ni con equívocos contornos susceptibles de ser considerados entornos, mucho menos umbrales.

Igualmente, sería recomendable la instalación de polígrafos junto a las urnas, capaces de detectar la verdad o mentira de la declaración citada que, caso de cualquier duda, siempre dejara su interpretación al libre albedrío de la Junta Electoral.

Y que todo sea por la patria.