Nos va la vida en ello

Cuando el hombre inventó la rueda la hizo cuadrada, pero de la frustrante y pública presentación de aquel ingenioso artefacto que revolucionaría el mundo ninguna consecuencia se desprendió, al margen del ridículo del autor quien, al parecer, se dio a la bebida para olvidar su fracaso. Curiosamente, sería su esposa, decidida a proseguir las investigaciones por las noches, cuando acostaba a los hijos y al marido borracho, la que le dio a la rueda una forma redondeada para que su marido demostrara al mundo que rodaba y pasara a la historia como el hombre que inventó la rueda.

Muchos años después se siguen inventando toda suerte de objetos y aparatos, entre útiles y absurdos, pero las energías, los materiales y técnicas que hoy utilizamos no van a penalizar los errores solo con el descrédito del autor que, por cierto, sigue siendo el mismo.

El riesgo de construir centrales nucleares cuadradas, el riesgo de coronar un virus que solo afecte al enemigo, o el de esconder la basura debajo de la alfombra cuando en la basura hay amianto, plomo, molibdeno y quién sabe cuántas otras mierdas y cuántos vertederos… no es un problema de imagen ni termina con una disculpa en el Parlamento. El cambio climático, para el que no hay vacuna, es la consecuencia de un sistema económico, político y social que es absurdo y perverso. Antes le llamábamos capitalismo.

Y lo peor es que, los socios del mercado, además de estar en el origen del desastre, también quieren gestionar la respuesta. A ellos les va el negocio, a los demás nos va la vida en ello.

(Preso politikoak aske)

“Los de siempre”.

Para los bienpensantes hombres de provecho, de misa y chiquiteo, “los de siempre” eran la piedra en el zapato. Y es que se oponían a todo. Eran “los de siempre” cuatro idiotas que, hoy todavía, se creen todo lo que oyen, a los que llenan la cabeza de tonterías y con los que no se puede ni hablar -los sigo oyendo- porque, si fuera por ellos, todavía estaríamos en las cavernas calentándonos alrededor del fuego.

Casi es una enfermedad, un tic nervioso, pero cada vez que los bienpensantes hombres de provecho avistan algún divino proyecto que reparta empleo y bonanza a manos llenas entre este pueblo desagradecido, ahí aparecen de nuevo los mismos cuatro idiotas a decir que no, que no quieren centrales nucleares, ni hacer de Belagua la mayor estación de esquí del Pirineo, que no quieren el fracking ni la minería a cielo abierto, que no quieren la pesca de captura, que no quieren la incineradora, ni que siga en Itoiz temblando la tierra, ni los cazas de guerra volando y disparando en las Bardenas, ni trenes de alta voracidad en los que emigrar en menos tiempo, ni contaminación, ni maltratos animales, ni deforestación, ni cambio climático…

Son otra vez los mismos, los de siempre, aquellos cuatro idiotas a los que no escuchaba nadie, que decían que el amianto es un peligro, que el amianto mata.

(Preso politikoak aske)

Huele mal

Por más repulsiva que nos parezca, la guerra bacteriológica existe. Y bastaría repasar la catadura moral de los canallas que gobiernan el mundo como para pedir la autopsia del cadáver.

La economía china es la gran perjudicada con esta coronacrisis cuyas consecuencias aún son invaluables. Y ello ocurre cuando discutía con EEUU la supremacía en el mundo del puto negocio y, curiosamente, EEUU proponía una tregua a la guerra comercial que provocara con China un año antes.

Al margen de que China es la gran perjudicada y de que Estados Unidos se queda sin competencia, hay un hecho que me resulta muy significativo a la hora de presumir una mano blanca tras el coronavirus en un mercado chino: el papel jugado por los grandes medios de comunicación.

Desde el primer día, con una celeridad y uniformidad impresionante, han convertido sus informativos en monotemáticos por causa de un virus cuya incidencia es ridícula. Hasta la gripe común es mucho más letal. Medios de países en los que no hay casos abren y cierran las noticias con el coronavirus generando alarma que, por cierto, achacan a las redes sociales, cuando son esos grandes medios orquestados por los mismos intereses y surtidos por las mismas agencias las que extienden el miedo.

Pronto un laboratorio estadounidense dará con la vacuna para cerrar el negocio.

(Preso politikoak aske)