La madre y El Corte Inglés

No hay elogio para una madre que se tenga por mayor muestra de respeto hacia ella que ese cruel reconocimiento de que “mi madre es una mujer entregada a su familia, una mujer de su casa”,
Junto al cumplido tampoco falta la puntilla porque, gracias a ello, a que “mi madre es una mujer que no pisa la calle”, es que el “amor” perdura… “toda la vida juntos” y como asegura el cartel con que El Corte Inglés celebró el Día de la Madre, una mujer que ni siquiera se queja, “ciento por ciento madre”.
Es perverso confinar a la madre a sus “oficios” pero aún es más cruel celebrarle la clausura, las mil quinientas paredes de cemento y ladrillo que apagan las voces y encierran los pasos, por donde sólo pasa el tiempo y en las que los relojes únicamente marcan la espera. Si acaso, queda la ventana del consuelo, siempre que no se abuse del derecho, y el encuentro fugaz con la vecina mientras se tienden al sol los desahogos.

Al otro lado del muro y del cartel está la gente paseando por la calle, la juventud doblando las esquinas, las aulas, los estudios, el autobús de línea, la música en los bares, las monedas rodando por las manos, el corre-corre del taller y la oficina, los encuentros y las despedidas, eso que hemos dado en llamar vida y que, gracias a Dios y a nuestro cálido elogio, nunca perturba el sueño de las madres ni amenaza tampoco su virtud.

(Preso politikoak aske)

¡No pares… sigue, sigue!

No forma parte de la agenda política. Si acaso, se la puede encontrar como inquietud en algunos partidos o como conferencia en algunos escaparates. Tampoco vamos a hallarla en ninguna de las respuestas a esas puntuales encuestas que hacen los gobiernos para saber nuestras preocupaciones porque, obviamente, no preocupa a nadie. Y tampoco la vamos a descubrir en esos medios de comunicación donde su ausencia también es costumbre. Solo cuando es tragedia se convierte en noticia.

El cambio climático o, lo que es lo mismo, ese tránsito inexorable en el que andamos camino de la mierda como común destino del género humano, no va a sentarse a negociar un nuevo acuerdo, ni a convenir un reajuste de los plazos… pero seguimos tocando el violín en la cubierta del barco aunque, a diferencia de la orquesta del Titanic, sin enterarnos de que nos vamos a pique, de que estamos naufragando. Lo nuestro no es estoicismo sino ignorancia y cretinismo.

Mientras tanto podemos seguir celebrando, como lo han hecho todos los grandes medios días atrás, las ventajas que supone para el comercio mundial el progresivo deshielo en el Ártico que nos va a permitir crear nuevas rutas, más rápidas y seguras por el Polo Norte. Ni siquiera el clima y sus veleidosos cambios va a poder con el progreso. Lo aplaudía ABC: “El derretimiento del hielo en el Ártico abre una nueva ruta comercial”. El País se sumaba al festejo y hasta precisaba los aplausos: “El cambio climático abre una nueva ruta comercial para China”. La Razón copiaba el titular: “El deshielo del Ártico abre una nueva ruta comercial” y El Economista también lo celebraba aunque puntualizando que “si bien la situación es alarmante para los ecologistas, -que se jodan esos pringaos- los buques que transportan gas lo ven como una oportunidad porque al aumentar la temperatura se derrite la capa de hielo que antes les impedía entrar en la zona”. Gracias a ello, apunta, se economiza tiempo y recursos. “El Ártico se abre al comercio global”.

Me pregunto a qué esperamos para ayudar al cambio climático a deshelar el otro polo y abrir nuevas rutas comerciales por el Antártico, o crear nuevas rutas deportivas que hagan posible el rally Dakar-Groenlandia a través de los polos. ¿Hasta cuándo el progreso humano debe esperar a que se tracen nuevas rutas comerciales por el Himalaya, por el Mato Grosso o el Mar Muerto?

Y sí, es verdad, qué pena lo de los osos.

(Preso politikoak aske)


Ben Bradlee

Benjamín Bradlee encontraba excitante el periodismo porque según decía “nunca sabes de qué vas a escribir”.

Muerto en 1914, pasa por ser una de las más sobresalientes figuras del periodismo en Estados Unidos. Fue director del Washington Post del 68 al 91 y llevó a ese medio a duplicar su tirada y también la credibilidad de sus lectores, especialmente, tras destapar el que sería conocido como caso Watergate que acabaría sacando a Richard Nixon de la presidencia de los Estados Unidos así fuera por el menor de sus muchos delitos.

Un año antes de su muerte recibió de manos del presidente Obama la Medalla de la Libertad, el premio considerado más prestigioso de ese país, por “su pasión por la veracidad y su incansable búsqueda de la verdad”.

La misma pasión por la verdad que le ha supuesto una condena de 35 años de cárcel a Chelsea Manning ex analista de inteligencia de Estados Unidos por no aceptar que la verdad tenga que ser secreta; que tiene apresado a Julian Assange en Londres por no creer que la verdad deba estar proscrita; y que mantiene en paradero “clandestino” al ex agente de la CIA Edward Snowden por no creer que la verdad haya de seguir oculta.

Decía Bradlee que “el fundamento del periodismo es buscar la verdad y contarla”, y sí, es verdad, pero ¿dónde?

(Preso politikoak aske)

Seguimos a la espera

La televisión vasca informaba el lunes con contenida alegría (la mía desatada) de que ni Partido Popular, Ciudadanos y VOX habían conseguido escaños en la comunidad vasca. Ninguno. Nada.

Y EITB resaltaba igualmente con cierto regodeo (el mío es alborozo) el fracaso de Maroto en Alava. De perder la alcaldía a perder el escaño y, para mayor regocijo, a manos de Ruiz de Pinedo y Bildu. El conocido como el “trifachito” suerte de armada invencible dispuesta a la reconquista, al igual que aquella se hundía por el camino. No había sido mandada a luchar contra los elementos y, en su noche más negra, desaparecía bajo los votos.

Seguimos a la espera, sin embargo, de que en EITB también desaparezcan de sus tertulias los tantos voceros de esos partidos citados, así asistan con el carnet del partido o como periodistas. No es mi intención negarles su derecho a la palabra que, además ejercen en todos los medios, sino evitar las tertulias multitudinarias en las que a nadie se excluya, con docenas, cientos de tertulianos hablando al mismo tiempo y donde solo se prohíba la sensatez. Esa es precisamente la razón por la que los grandes medios y cadenas excluyen a BILDU hasta de los informativos. Pero si no es posible tanto gozo y menos del diez por ciento de la sociedad vasca ocupa la mitad de escaños en las tertulias, que al menos su presencia en EITB se corresponda con la incidencia social de sus propuestas en el país. Las tertulias en televisión ya pagan demasiado tributo a la inmediatez, la publicidad y el espectáculo como para que encima, no importa de qué se hable, siempre esté por el medio un portavox del trifachito. La tertulia que, hasta el momento, al menos se sobrellevaba, se vuelve insoportable, bochornosa, cada vez que un contertulio (a veces dos) insiste en que el planeta es cuadrado, la violencia machista es doméstica, o que en Nueva York se puede abortar después del parto y los atascos son una bendita tradición madrileña de la España cañí.

(Preso politikoak aske)

Buenas noticias

En estos días y en el puerto de Bilbao, el jefe de máquinas de la embarcación Ibaizabal Ocho moría en lo que se conoce como accidente laboral no traumático. En febrero, también en ese puerto, otro trabajador moría tras precipitarse al suelo desde una grúa. En enero, otro más resultaba muerto al caer al agua mientras realizaba labores de limpieza en un barco. El jefe de máquinas fallecido ahora es el quinto trabajador que muere en el puerto de Bilbao en los últimos meses. Hacía turnos de 48 horas. La empresa Remolcadores Ibaizabal optó por cambiar los turnos de sus trabajadores de 24 horas seguidas a 48. Dos días consecutivos. El sindicato LAB viene denunciando que “los accidentes no traumáticos, infartos e ictus, son la primera causa de muerte laboral”.

En marzo fallecía una trabajadora en la empresa Mendiaraiz (Zumaia) como consecuencia de un accidente laboral no traumático. Durante el pasado año 35 personas murieron en accidentes laborales en Euskadi.

Pero no todo son malas noticias. Fátima Báñez, la que fuera ministra española de empleo e impulsora de la reforma laboral, ya ha encontrado trabajo. No, no en el puerto de Bilbao ni en turnos de 48 horas. A partir de ahora será asesora personal de la CEOE y de su presidente Antonio Garamendi.

(Preso politikoak aske)

Tragedia

El mundo asiste conmocionado al derrumbe del símbolo más importante de su cultura y de su historia. El templo del Ártico se deshiela y desploma ante la consternada mirada de los principales dirigentes mundiales. Donald Trump ya ha planteado la necesidad de erigir un muro alrededor del Ártico que contenga el deshielo mientras su esposa Melania afirma tener el corazón roto. Ángela Merkel se declara desolada, Obama llama a sobreponernos para reconstruirlo con tanta fuerza como se pueda y Marine Le Pen se duele por la devastación de nuestro patrimonio. Hillary Clinton afirma que su corazón está en el Ártico, Theresa May insiste en que sus pensamientos están con los osos polares, Antonio Guterres (ONU) se siente horrorizado por las imágenes, Trudeau (Canadá) dice que es desgarrador el deshielo, Bolsonaro y Lenin Moreno se muestran solidarios y Pedro Sánchez define el derrumbe de las masas polares como una catástrofe para Francia, para España y para Europa. Hasta el Vaticano y Guaidó han mostrado su desolación por lo ocurrido.

Macron va a abrir un concurso público para elegir el mejor proyecto que se ocupe de la reconstrucción del Ártico y se estima en cinco años el tiempo que se pueda tardar. Ya se han obtenido casi mil millones de euros en donaciones.

(Preso politikoak aske)

Eufemismos

Con el cambio de siglo la conocida como Escuela de las Américas también cambió de nombre y pasó a llamarse Instituto del Hemisferio Occidental para la Cooperación en Seguridad. Lo que no cambió fue su función: adiestrar a militares latinoamericanos en la guerra contra sus propios pueblos. Luis Caldera, secretario del Ejército de los EEUU, lamentó entonces que “entre tantos graduados por la causa de la democracia se colara algún granuja”. O lo que es lo mismo si me atengo al diccionario de sinónimos, que los golpistas argentinos Viola y Galtieri fueron unos pilluelos; que Manuel Contreras, jefe de la tortura en Chile o el general Wessin y Wessin, golpista dominicano, fueron unos pícaros; que el dictador boliviano Hugo Banzer o el guatemalteco Ríos Montt fueron unos malandrines; y que los agentes de la CIA, Luis Posada Carriles (terrorista gusano) o Heriberto Lazcano (jefe del cartel mexicano de Los Zetas) todos alumnos de la Escuela de las Américas, fueron unos bribones.

En el Estado español, que también dispone de un amplio surtido de eufemismos, son declarados abusos policiales los asesinatos, secuestros y torturas del Estado. O lo que es lo mismo si me atengo al diccionario de sinónimos, que Rodríguez Galindo se extralimitó; que lo de Elgorriaga y Sancristóbal fue una tropelía; que se propasaron Vera y Barrionuevo; que lo de Garzón fue una grosería y el enigma sin resolver en el abecedario español solo fue una gamberrada de Felipe Gonzálex.

(Preso politikoak aske)