Accidente terrorista

Normal
0
21

false
false
false

MicrosoftInternetExplorer4

st1:*{behavior:url(#ieooui) }

/* Style Definitions */
table.MsoNormalTable
{mso-style-name:”Tabla normal”;
mso-tstyle-rowband-size:0;
mso-tstyle-colband-size:0;
mso-style-noshow:yes;
mso-style-parent:””;
mso-padding-alt:0cm 5.4pt 0cm 5.4pt;
mso-para-margin:0cm;
mso-para-margin-bottom:.0001pt;
mso-pagination:widow-orphan;
font-size:10.0pt;
font-family:”Times New Roman”;
mso-ansi-language:#0400;
mso-fareast-language:#0400;
mso-bidi-language:#0400;}

Todavía hablaban los grandes medios en sus titulares del atentado en Boston, cuando Estados Unidos ha vuelto a verse sobrecogida por la explosión de una fábrica de fertilizantes en Texas.

Tres muertos y un centenar de heridos como consecuencia de la explosión de dos bombas artesanales  durante una prueba deportiva en Boston y decenas de muertos y centenares de heridos en Texas, tras explotar una fábrica cuya gerencia, horas antes del siniestro, había emitido un informe ratificando las medidas de seguridad que había adoptado por un incendio que calificaban como leve incidente, asegurando que en absoluto había riesgos de que se produjera explosión alguna y, en todo caso, ante la eventualidad de que se dispersaran tóxicos a la atmósfera, tampoco representaban mayores riesgos para la población. La explosión ha destruido medio centenar de edificios, se ha escuchado a 80 kilómetros de distancia y ha sido registrado en numerosos sismógrafos. Media ciudad de Waco ha sido evacuada. El aire es irrespirable. Durante los próximos días asistiremos al constante aumento de la cifra de muertos conforme vayan apareciendo bajo los escombros pero ya se habla de 70 víctimas.

Dos tragedias casi simultáneas que han dejado, además de cuantiosas víctimas y daños, dos estados de opinión, por parte de los medios y de las autorisdades, casi irreconocibles en sus titulares.

“Estados Unidos reforzará su seguridad tras el atentado de Boston” declaraba el gobierno.

Seguimos a la espera de que el mismo gobierno refuerce las medidas de seguridad en fábricas semejantes a la de Texas y corrija las permisivas legislaciones que regulan empresas de esas características.

“El FBI asegura que la investigación del atentado en Boston podría derivar en una investigación terrorista”.

Seguimos a la espera de que esa misma agencia confirme una posible derivación terrorista, también, en Texas, aunque esta no proceda de algún enemigo y exótico país sino de unos populares y amistosos empresarios, siempre al amparo del socorrido accidente laboral con el que proteger su falta de escrúpulos para aumentar ganancias a cualquier costo.

“Gobierno de Estados Unidos afirma que llegará hasta los confines del mundo para dar con los autores del atentado en Boston”.

Seguimos a la espera de que asumen el mismo compromiso para dar con los autores de la tragedia en Texas, aunque no tengan que ir tan lejos.

“Atentado en Boston pone en alerta el calendario internacional”.

Seguimos a la espera de que la devastadora explosión en  Texas, también alerte el calendario internacional.

“Bombas destrozan una familia en Boston”

Seguimos a la espera de que se nos cuente cuántas familias han sido destrozadas por las bombas de la desidia, de la incompentencia, de la codicia, de la ineptitud, de la impunidad, en la explosión de Texas.

 

Descubren al terrorista

Normal
0
21

false
false
false

MicrosoftInternetExplorer4

/* Style Definitions */
table.MsoNormalTable
{mso-style-name:”Tabla normal”;
mso-tstyle-rowband-size:0;
mso-tstyle-colband-size:0;
mso-style-noshow:yes;
mso-style-parent:””;
mso-padding-alt:0cm 5.4pt 0cm 5.4pt;
mso-para-margin:0cm;
mso-para-margin-bottom:.0001pt;
mso-pagination:widow-orphan;
font-size:10.0pt;
font-family:”Times New Roman”;
mso-ansi-language:#0400;
mso-fareast-language:#0400;
mso-bidi-language:#0400;}

Apenas horas han bastado a los servicios de seguridad de los Estados Unidos para identificar y detener al terrorista que enviara sendas cartas al presidente Obama y a un senador de ese país con un peligroso veneno.

Ha sido Elvis Presley.

Zorionak eta eskerrik asko

Hoy, 8 de abril, mi conciencia celebró su cumpleaños. Mi conciencia se llama Urrategi y Urrategi es también la vergüenza que uno va defendiendo y preservando, ese soplo vital por el que el día amanece y que, de vez en cuando, te lleva en bicicleta, te espera en la ventana o corona un paseo de la mano de dos ángeles delante o dos demonios detrás.

Urrategi es mi memoria, mi sensatez, mi equilibrio… y está de cumpleaños.

A su fuerza le debo mi constancia y a su constancia mi fuerza.

También es mi compañera, mi colega, mi socia, mi amante algunas noches, mi confidente otras, y si no digo que es mi esposa es, sencillamente, porque hace ocho años que Registro Civil de Madrid todavía sopesa si es legal el amor y conviene acreditarlo.

Había pensado en rosas pero, en mi condición de desempleado sin perspectivas de dejar de serlo, una floristería sé que sería un dispendio, y regalar a la enamorada rosas usadas, rosas de segunda mano, así hubieran sido de suave fragancia y le hubieran dado marco a la virgen morena… -y que me perdone la canción- es una vulgaridad.

Además, porque todo hay que decirlo, amo a una mujer que ama las rosas pero no por mujer sino por rosas, que no pacta consensos delante de un espejo ni denuncia al reloj por desacato, que en su memoria acuna su futuro y sólo a la razón guarda consejo, una mujer a la que debo ser hoy el hombre que feliz desato.

Así que mejor le dejo esta disculpa, este público y entrañable abrazo por todos los pendientes y extraviados, y este zorionak y este eskerrik asko que también hoy extiendo a mi conciencia.

 

Defensa propia

Leo en los grandes medios que “Estados Unidos advierte a Corea del Norte que está decidido a defenderse”. Siempre ha sido así. Para defenderse se anexionó Texas en 1846, invadió Chile en 1891 y ocupó Hawai dos años más tarde. Antes de dar el cierre al siglo IXX, Estados Unidos intervino en Nicaragua, China, Corea, Panamá, Filipinas, Cuba, Puerto Rico, Guam y Samoa.

En 1903 se defendió en Honduras y al año siguiente otra vez en Corea. De nuevo en Nicaragua y China en 1910, antes de defenderse en México y Haití. En 1916 le tocó el turno a la República Dominicana y tres años más tarde a Honduras y Yugoeslavia. Siguieron Turquía en 1922 y El Salvador en 1932. En 1948 Estados Unidos fue a defenderse a Filipinas, en 1950 a Puerto Rico, en 1951 a Corea y en 1953 a Irán. También en Guatemala se defendió Estados Unidos en 1954, a la que siguió Líbano en 1958. En 1961 se defendió en Cuba, cuando ya empezaba a defenderse en Vietnam y cuatro años más tarde en Indonesia. En 1965 fueron República Dominicana y Guatemala los países invadidos en defensa propia, Camboya en 1969, Omán en 1970, Laos en 1971, Angola en 1976.

En los años ochenta, Estados Unidos insistió en defenderse en Nicaragua, Líbano, Grenada y Panamá. En 1991, le tocó a Iraq, en 1994 a Haití, en 1996 a Zaire, en 1998 a Sudán, un año antes de trasladar su defensa a Yugoslavia. El siglo XX sorprendió a los Estados Unidos defendiéndose en Afganistán y, acto seguido, nuevamente Irak…

Toda una vida consagrada a defenderse y, como es habitual, siempre a domicilio.

Ahora van a Corea a ejercer su defensa.