Ni errores ni mentiras

Normal
0
21

false
false
false

MicrosoftInternetExplorer4

/* Style Definitions */
table.MsoNormalTable
{mso-style-name:”Tabla normal”;
mso-tstyle-rowband-size:0;
mso-tstyle-colband-size:0;
mso-style-noshow:yes;
mso-style-parent:””;
mso-padding-alt:0cm 5.4pt 0cm 5.4pt;
mso-para-margin:0cm;
mso-para-margin-bottom:.0001pt;
mso-pagination:widow-orphan;
font-size:10.0pt;
font-family:”Times New Roman”;
mso-ansi-language:#0400;
mso-fareast-language:#0400;
mso-bidi-language:#0400;}

Que Rajoy mienta es absolutamente irrelevante. En primer lugar porque ha mentido siempre; en segundo lugar porque él mismo lo reconoció cuando afirmó: “Haré lo que tenga que hacer aunque haya dicho antes que nunca lo iba a hacer”; y en tercer lugar porque cualquiera miente.

Que Rajoy haya cometido un error tampoco es relevante. En primer lugar porque ya se equivocó su madre; en segundo lugar porque cuando piensa en Bárcenas aún sigue viendo salir de los papeles de su ex tesorero y ex senador hilitos con aspecto de plastilina; y en tercer lugar porque errar es de humanos y cualquiera yerra.

La cuestión no es que sea un mentiroso, sino un delincuente.

El problema no es que haya cometido un error, sino un amplio muestrario de delitos. Tanto él como el resto de la organización de chorizos que actualmente preside.

Y su destino no debe ser la renuncia del cargo que ostenta sino la cárcel, para él y para todos los demás miembros de una banda organizada de delincuentes dedicada durante casi 30 años de impune ejercicio, a la extorsión, a la adjudicación fraudulenta de contratos, a la evasión de impuestos, al blanqueo de dinero y a la financiación ilegal, entre otros muchos desmanes.

El caso Bárcenas

Normal
0
21

false
false
false

MicrosoftInternetExplorer4

/* Style Definitions */
table.MsoNormalTable
{mso-style-name:”Tabla normal”;
mso-tstyle-rowband-size:0;
mso-tstyle-colband-size:0;
mso-style-noshow:yes;
mso-style-parent:””;
mso-padding-alt:0cm 5.4pt 0cm 5.4pt;
mso-para-margin:0cm;
mso-para-margin-bottom:.0001pt;
mso-pagination:widow-orphan;
font-size:10.0pt;
font-family:”Times New Roman”;
mso-ansi-language:#0400;
mso-fareast-language:#0400;
mso-bidi-language:#0400;}

Increíble cuantos sustantivos, adjetivos y verbos puede esconder una sola palabra, un único apellido, a cuantos actos y discursos puede remitirnos un único concepto.

Y pocos tan fértiles, tan generosos, como el Caso Bárcenas, un caso con ocho letras, con ocho únicos signos capaces, si embargo, cuando abren y extienden sus fecundas y desmedidas alas, de cobijar casi medio diccionario, hasta ilustrado.

Supongo que será ese afán que, a veces, nos entra por querer etiquetar interminables y voluminosos expedientes, ese anhelo por hallar ocho letras que resuman la historia universal,   tal vez una habitual forma de pretender condensar en un solo culpable, en un maldito nombre, todas las complicidades encubiertas que, antes de que nos demos cuenta, ya habrán reeditado el siguiente caso.

El Caso Bárcenas también es el Caso Gürtel, el Caso Partido Popular, el Caso Partido Obrero Socialista Español, el Caso Rajoy y Zapatero, el Caso Aznar y González, el Caso Congreso, el Caso Senado, el Caso Justicia, el Caso Policía, el Caso Banca, el Caso Iglesia, el Caso Medios de Comunicación, el Caso Bolsa, el Caso Monarquía, el Caso Desvergüenza, el Caso Impunidad, el Caso Delincuencia, el Caso Corrupción, el Caso Fraude, el Caso Soborno, el Caso Comisiones, el Caso Estafa, el Caso Lavado, el Caso Gran Caimán, el Caso Suiza, el Caso Malversaciones, el Caso Desfalco, el Caso Cohecho, el Caso Chorizos, el Caso de Siempre, el Caso España.