La letrina vasca

 

También le dicen “diario”. Hoy busqué en su portada la reseña de la más grande manifestación habida en Iruña. Alguna crónica de las decenas de miles de personas que ayer salieron a las calles de Iruña para manifestar su solidaridad con los 8 jóvenes de Altsasu que el Estado español mantiene presos y que también fue la mayor demostración popular ocurrida en las últimas semanas en todo el Estado… y me encontré con el Aquarius a la espera de entrar al puerto de Valencia; el crecimiento de la economía y de la brecha salarial; una entrevista con una víctima de ETA hace veinte años; declaraciones de Darpón sobre el concurso de la OPE de Osakidetza; declaraciones de Ignacio Asensio sobre la basura y la falta de infraestructuras en Gipuzkoa; el tirón de Anoeta que atraerá a más socios a la Real; los diez errores que han llevado a la cárcel a Urdangarin; los problemas de la cantera del Eibar para entrenar; la intención de Amal de acabar su odisea en Gipuzkoa; la condena en Gipuzkoa a un padre por usar a su hijo paa mandarle mensajes a su madre; el ciclista Valverde “un gorila entre la niebla”; Guillermo Dorronsoro y cómo se imagina a Gipuzkoa; Sabina se queda mudo a mitad de un concierto en Madrid; Iñigo Peña, bronce en K-2; un reportaje sobre Ondarreta; firma de mujeres en favor del alarde público de Irún; “los Gómez de Segura toman Segura”; se espera un verano con muchos mosquitos; “¿cuándo llegó la pizza a España?”; “¿Dónde comemos hoy?”; “Aprendices evoca muchos recuerdos”…

Si a alguien le interesa la noticia que mencioné arriba puede encontrar una reseña en la página 42. En la TVE, por cierto, ni siquiera existió.

 

Altsasukoak askatu!

 

Nunca hay una sola razón que esclarezca un hecho ni una sola respuesta ante una pregunta. Las causas siempre son varias y se explican en plural. Hay razones que pesan más que otras pero son todas, en su conjunto, las que pueden responder a cualquier inquietud.

Coincido con quienes afirman que lo ocurrido con los jóvenes de Altsasu se explica por el afán de venganza, última apelación del miserable; como comparto la razón del miedo porque siempre se teme lo que se ignora, pero hay otra razón, el primer recurso del violento, que no debiera soslayarse: la provocación.

Con la cobertura de los medios de comunicación, el Estado español y su poder ejecutivo, legislativo y judicial, persiste en sus desalmadas políticas penitenciarias contrarias, incluso, a sus propias leyes y por ello ha pervertido lo que pudo ser justicia en una miserable venganza; se niega a respetar el legítimo derecho de vascos y catalanes a decidir su futuro y por ello ha transformado lo que pudo ser diálogo en un enfermizo miedo; e insiste en apalear votos, prohibir urnas, gratificar la tortura y encarcelar opiniones en Euskalherria, Catalunya y el resto del Estado y por ello confía en una respuesta violenta que justifique su violencia.

(Euskal presoak-euskal herrira/Llibertat presos politics)

¿Quién queréis que gane?

En diciembre del año pasado el programa Estudio Estadio de TVE llevó a cabo una encuesta entre sus espectadores. A punto de celebrarse el Mundialito de Fútbol, el programa quería saber: “¿Quién quieres que gane el Mundial de Clubes?”. Había tres posibles opciones: El Al Jazira, el Gremio de Porto Alegre y el Real Madrid. El 55% votó por el equipo brasileño, el 26% por Al Jazira y el 19% por el equipo español.

Unos días más tarde, tras ganar el Real Madrid su derecho a estar en la final, el programa de TVE volvió a hacer la pregunta aunque introduciendo un sutil matiz: “Hoy os preguntamos y ya en serio ¿quién queréis que gane la final del Mundial de Clubes, el Real Madrid o el Gremio? Se recibieron 27 mil votos. El 84% quería que ganara el equipo brasileño y solo el 16% el club español.

Disconformes con la respuesta y ya en vísperas del partido, el programa volvió a la carga: “Última oportunidad, y ya con la mano en el corazón, ¿quién queréis que gane el Mundial de Clubes, el Real Madrid o el Gremio?” Esta vez votaron 29 mil personas. El 84% quería que ganara el Gremio y apenas el 12% el club español.

Porque no escarmientan, días antes de la final de la Champions, Estudio Estadio volvió a sus encuestas: Sinceramente, ¿quién queréis que gane el sábado en Kiev, el Real Madrid o el Liverpool?” Bajó el número de respuestas. Solo 17 mil, pero el 82% se decantó por el Liverpool y el 18% por el club español.

Como dice el refranero dominicano “perro huevero aunque le quemen el hocico”, Estudio Estadio debió pensar que la pregunta no había estado bien formulada y al día siguiente repitió la encuesta: “Dado que ayer no nos debimos explicar bien, volvemos a formular la pregunta ¿quién queréis que gane la final de Kiev, el Real Madrid o el Liverpool? Tal vez porque ahora sí lograron explicarse mejor tuvieron éxito. Respondieron a la pregunta ¡50 mil espectadores! El 84% votó por el equipo inglés y el 16% por el español.

El curioso resultado de las encuestas, antes y después, pasaron de puntillas entre los medios españoles. No hubo más comentarios al respecto. Tampoco encuestas. Curiosamente, en estos días previos al Mundial, un periodista deportivo le preguntaba al presidente del Barcelona, Josep María Bartomeu, quién quería que ganara el Mundial y ante su respuesta: “Messi y Argentina”, claman al cielo su indignación todos los medios de comunicación españoles, sean o no deportivos, resaltando la “traición” del catalán. Por cierto, yo voy con Burkina Faso.

(euskal presoak-euskal herrira/Llibertat presos politics)

M.Rajoy

En estos días, cautivo y desarmado el P. Popular, han alcanzado los votos de censura sus últimos objetivos electorales. La moción ha terminado.

M. Rajoy ya no es presidente del gobierno español. Tampoco del P. Popular. Un congreso extraordinario de gaviotas elegirá a un nuevo palmípedo que comande la bandada. El actual presidente del gobierno, P. Sánchez, va configurando su equipo en torno a sus más leales en el P. Socialista una vez el rey F. de Borbón sellara el relevo.

El todavía portavoz del P. Popular en el C. de diputados, R. Hernando, ha expresado su malestar con A. Rivera a quien reprocha no haber apoyado más al P. Popular, con P. Sánchez a quien echa en cara la alevosa moción que lo dejara sin trabajo, y con I. Urkullu a quien acusa de traición no obstante el sms que, al parecer, el vasco dirigiera al ex presidente diciéndole: “M. Rajoy, sé fuerte”.

M. Rajoy sabe que dentro de su organización hay quienes ayer le llamaban M. Rajoy y ya se empiezan a referir a él como “ese señor del que me hablan”. Mientras D. de Cospedal y S. Sáenz intercambian graznidos, los de Podemos cuentan los votos de su escrutinio interno para saber si, como se cree, integran el punto a su nomenclatura. Esta es la crónica de la semana en el E. español.

(Euskal presoak-euskal herrira/Llibertat presos politics)

 

Evaristo

Aprieta el culo tío, que empieza el baile, de aquí no escapa nadie y el gran hermano dice jode o jódete. La contraseña es obedecer. ¡En pié! El circo va a empezar, redoble de tambor, su señoría baila. El juez es un rey por encima del bien y del mal. Serás uno más, otro nombre, otro papel. No esperes piedad. Justicia corrompida arbitra la contienda y roban la pelota por la extrema derecha. ¡Qué bonito es el fútbol, qué pasiones despierta! Atentos al remate que va directo a puerta…. ¡Gol en el campo, paz en la tierra! ¡Qué bonito es el fútbol para los que gobiernan! Están pegando el palo y no hay partido de vuelta. Tras la pelota hay mucha mierda. ¿Va mal el negocio? ¡Manda a caballería! Más mano dura, más autoridad y como no estoy del lado bueno llamarán violencia a mi mosqueo.

Cuánto viviremos, cuánto tiempo moriremos en esta absurda derrota sin final. La moral prohíbe que nadie proteste y yo no quiero callarme, quiero soberanía personal. Mi representación soy solo yo y nada me puede obligar con vuestra constitución. No representáis a nadie. ¿A quién queréis engañar? Delincuencia es todo aquello que os puede quitar el chollo y vosotros hacéis la ley. Ellos dicen mierda, nosotros amén, amén… a menudo llueve”.

(Euskal presoak-euskal herrira/Llibertat presos politics)

Conclusiones

 

Oigo a expertos analistas insistir en que cuanto más necias son las propuestas de Rivera y su España Ciudadana contra catalanes y vascos más votos pescan en los caladeros españoles. Tanto es así que el Partido Popular aún endurece más sus ya insensatas medidas contra catalanes y vascos para incrementar sus capturas en los mismos caladeros, provocando que el PSOE también apoye cualquier violenta medida contra catalanes y vascos si con ello aumenta su pesca electoral en España. Hasta Podemos, no vaya a ser que naufrague su flota en los bancos de pesca españoles, encuentra tiempo en su crisis inmobiliaria para mirar para otro lado ante la represión del Estado contra vascos y catalanes que solo aspiran a decidir lo que ya España decide y a disfrutar la independencia que también celebra España.

Si los analistas no se equivocan, y así lo creo, solo caben tres posibles conclusiones: que los partidos españoles son necios, insensatos y violentos, además de tener una pésima impresión de sus propios electores; que los necios, insensatos y violentos son los electores españoles, además de guardar una inmejorable opinión de sus propias letrinas de comunicación; o que las dos conclusiones anteriores vienen a ser la misma.

(Euskal presoak-euskal herrira/Llibertat presos politics)

Hasta la náusea

¿Se imaginan que el gobierno británico haga un llamado al Estado Islámico (ISIS) a la calma y a la moderación? ¿Imaginan al gobierno alemán instando a ISIS a respetar el principio de la proporcionalidad? ¿Imaginan que Naciones Unidas proponga al Estado Islámico y a sus víctimas poner fin a la violencia o que denuncie que ISIS mata de forma que parece indiscriminada? ¿Imaginan que Estados Unidos declare que ISIS está mostrando mucha contención?

Pues si les indignan semejantes supuestos estarán comprendiendo la indignación que siente uno luego de que el Estado israelí asesinara a 60 palestinos e hiriese a más de dos mil, cuando lee que la portavoz de la primera ministra británica hace un “llamado a la calma y a la moderación”, así, en abstracto; o cuando lee que el gobierno alemán demanda que se respete “el principio de la proporcionalidad”, o lo que es lo mismo, que resultaría más comprensible que Israel limitara su criminal canallada y matara un poco menos; o cuando lee que la representante de la Unión Europea para Asuntos Exteriores, Federica Mogherini, hace un llamado a las dos partes para que pongan fin a la violencia”… ¿a la violencia de las dos partes?; o cuando lee que el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos denuncia que “Israel mata de forma que parece indiscriminada”… ¿Solo lo parece? ¿Se puede matar selectivamente?; o que el representante de Estados Unidos en la ONU, Nikki Haley, afirme que Israel ha mostrado “mucha contención”; o que el ministro español anime a a Israel a observar “una violencia proporcionada”…

Y asquea hasta la náusea porque no es la primera vez que ese estado sionista que el portavoz de Ciudadanos en el Congreso español, Juan Carlos Girauta, llama “luz para las naciones” asesina con la misma saña que ISIS pero con absoluta impunidad.

Y repugna porque tampoco va a ser la última vez que ante el genocidio de la población palestina, la llamada comunidad internacional, abanderada de la moral, la tolerancia y los derechos humanos, insista en la proporcionalidad de la violencia que es mala, venga de donde venga, excepto si la practican los sionistas.

Esa recua de cínicos e hipócritas mandatarios europeos y estadounidenses harían bien en señalar la proporción debida, esa que marca la diferencia entre la contención que señala Estados Unidos y los excesos que Guterres, Secretario General de Naciones Unidas, ve con “profunda preocupación”. ¿Tal vez 25 muertos y 900 heridos? ¿Tal vez solo 5 niños y 3 inválidos? ¿Es desproporcionado el uso de fósforo blanco o entraría dentro de una proporción que se respete experimentar en Gaza con nuevos y terroríficos explosivos? ¿Puede ajustarse a una correcta proporción el bombardeo de hospitales, de centros de refugiados, de establecimientos de las Naciones Unidas o sería, proporcionalmente, más aconsejable no bombardear instalaciones de la Cruz Roja o centros de comunicación?

¿Si en lugar de 50 francotiradores usara la mitad de criminales sería más humano su proceder? ¿Resultaría más ajustado a derecho para los líderes europeos que la banda criminal sionista mantuviera su proporción de espantos sólo por las mañanas, o las limitara, únicamente, a funciones nocturnas?

¿Les parecería más proporcionado a Gran Bretaña, a España, a Alemania, a todos los países europeos que suministran armas de guerra y municiones a Israel, que el estado judío no las emplease en sus matanzas y que de hacerlo eximiera de responsabilidades a sus gobiernos amigos y proveedores?

¿Qué proporción de resoluciones de Naciones Unidas puede ignorar Israel sin que ello le represente sanción alguna, incluyendo una posible y, por supuesto, proporcional invasión? ¿Cuántos kilómetros de vergonzoso muro se consideran proporcionales? ¿Qué proporción de años debe esperar Palestina para recuperar sus territorios ocupados?

¿Son los 70 años que han transcurrido desde la resolución 181 de Naciones Unidas, en 1947, conocida, curiosamente, como “resolución de la partición de Palestina” suficiente proporción de años o debe Palestina seguir esperando una fecha en el calendario para recuperar su derecho a ser?

Al cabo de tanta hipócrita complicidad, de tantas ecuánimes condenas, de tantas ponderadas repulsas, de tantas consensuadas declaraciones, y cuando ya la náusea instalada en los ojos no soporta un noticiero más, un reportaje más, un eufemismo más, casi acabas pensando y, repito, casi, que tal vez, tengan razón y todo sea cuestión de proporciones, de atinar con la proporción correcta, con la adecuada, que el holocausto, por ejemplo, también fue desproporcionado, que quizás tres millones hubieran sido suficientes.

Para mi suerte, el “casi”, sin proporción que valga, no me permite pensar semejante infamia y tanto asco reservo al holocausto judío a manos de los nazis alemanes como al holocausto palestino a manos de los nazis israelíes.

(Euskal presoak-euskal herrira) (Llibertat presos politics)