El espejo roto

Había una vez un pájaro que quería ser pez. Desde las ramas de los árboles los observaba en el río y ambicionaba el día en que también él pudiera zambullirse en el agua y nadar como ellos. Obsesionado con su sueño, ni siquiera atendía las advertencias de los otros pájaros.

-¡No pierdas el tiempo detrás de quimeras, que lo tuyo es volar! ¡Tú eres un pájaro y perteneces al aire!

Ajeno a sus consejos, imitaba las evoluciones de los peces tratando de aprenderlas, sus giros, sus maneras, corregía sus movimientos y distendía su pico como veía hacer a los peces con su boca.

La primera vez que se lanzó a la corriente a punto estuvo de morir ahogado e igual suerte corrió en sus demás intentos.

De la experiencia de sus fracasos, sin embargo, fue extrayendo consecuencias y llegando a felices conclusiones. Aprendió a plegar sus alas y adherirlas al cuerpo hasta transformarlas en aletas. Más tarde aprendió a estirar el cuello hacia adelante, manteniendo rígidas sus patas, paralelas a su cola, y a hacer de ésta un timón con que marcar el rumbo. Después supo almacenar en su buche aire con que ayudar a sus pulmones, y aprendió a mudar sus plumas en escamas… hasta que, confundido con los demás peces, aquel que fuera pájaro, iba y venía por el río boqueando su felicidad ante el asombro general.

Un día en que se divertía nadando entre las algas del fondo del río, un pez se le acercó y le reveló su sueño: quería ser pájaro.

Contrariado, interrumpió su juego y le contestó:

-¡No pierdas el tiempo detrás de quimeras, que lo tuyo es nadar! ¡Tú eres un pez y perteneces al agua!

 

 

 

 

 

El señor de los impulsos

“Tratar de impulsar a Cuba hacia el colapso no ha servido en los últimos 50 años”. Lo acaba de afirmar Obama, y además públicamente, para que quede constancia. Apelaba también en su reconocimiento al característico lenguaje de las instituciones que gobierna: “impulsar el colapso”.

Los cientos de presos de Guantánamo, para el mismo tipo de lenguaje, tampoco eran prisioneros de guerra sino “combatientes enemigos ilegales”; y hace ya muchos años que la CIA y otras agencias estadounidenses no asesinan, simplemente “neutralizan”. Aunque irrespeten hasta al diccionario, al bloqueo a Cuba el gobierno estadounidense prefiere llamarle embargo.

En ese mismo lingüístico contexto “impulsar el colapso” también puede traducirse por atentar contra el derecho a la vida de un pueblo.

Nadie como un presidente de los Estados Unidos, con el cinismo que les caracteriza, para resumir en una sola frase tantos años de bloqueo, de invasiones, de injerencias, de sabotajes, de atentados, de terror…

No había cumplido un año la revolución en Cuba y ya se habían producido más de 50 violaciones aéreas sobre La Habana. En la Enciclopedia Cubana contra el Terrorismo y en la memoria del pueblo cubano también queda constancia del incendio de la emisora de radio CMQ, de las bombas puestas en la Universidad de La Habana, en el cine Cándido de Marianao y en el teatro Riesgo de Pinar del Río, además de incontables atentados contra centros comerciales y almacenes, provocando víctimas mortales y cuantiosos daños económicos. Un año más tarde invadían Cuba y tras el fracaso de Bahía de los Cochinos, ponían en marcha nuevas operaciones y atentados. Se iniciaba la Operación Mangosta que llevaría a cabo más de cinco mil acciones terroristas y sabotajes contra Cuba.

La agresión a la isla caribeña se recrudeció aún más en los siguientes años con el hundimiento de barcos pesqueros, el secuestro de marineros, el ametrallamiento y cañoneo de buques mercantes, atentados contra las minas de Matahambre en Pinar del Río, ataques con lanchas piratas contra la planta de sulfometales Cubanitro, el desvío forzoso de aviones comerciales, las agresiones a sedes diplomáticas y comerciales cubanas, el desembarco de grupos armados y ametrallamiento de caseríos costeros como el de de Boca de Samá, el 12 de octubre de 1971 en el que mataron a dos pobladores.

En 1976 la administración estadounidense unifica el terror en un solo frente y se suceden los atentados explosivos contra la embajada de Cuba en Colombia; contra la embajada cubana en Portugal en la que mueren dos funcionarios cubanos; contra una oficina de Air Panamá a la que vinculaban a Cuba, contra un canal de televisión de San Juan, Puerto Rico, donde se proyectaba la película cubana “La nueva escuela”…

La Operación Cóndor también sirvió a Estados Unidos a través de las dictaduras que engendraba en el cono sur americano para, en Buenos Aires, hacer desaparecer a los diplomáticos cubanos Jesús Cejas Arias, del que apenas hace un año se identificaba su cadáver, y Crescencio Galañena.

El 9 de julio de 1976 los “impulsos” de los Estados Unidos siguieron engendrando atentados y se intenta hacer estallar un avión comercial cubano. Un retraso en el vuelo provoca que las bombas estallen en el aeropuerto de Jamaica, cuando todavía los pasajeros no habían embarcado. El atentado se repetiría tres meses más tarde con un sangriento resultado. El vuelo 455 de Cubana de Aviación que había salido de Barbados rumbo a Cuba, con 73 pasajeros a bordo,  explota en pleno vuelo.

Siguieron los “impulsos” estadounidenses a través de sus financiadas fundaciones cubanas provocando la muerte y la destrucción: Fue incendiado el teatro Amadeo Roldán de La Habana, como también incendiaron un edificio de diez plantas en Marianao, en el que se ubicaba el Círculo Infantil Le Van Tam, con alrededor de 600 niños y en el que la inmediata movilización popular evitó una tragedia.

Los “impulsos” estadounidenses también dejaron sentir sus deseos de colapsar Cuba recurriendo al terror contra el sector turístico: ametrallamientos desde el mar contra el Hotel Guitart-cayo Coco; explosivos contra hoteles de Varadero; explosivos contra la discoteca Aché del Hotel Meliá Cohíba; en los hoteles Capri, Nacional, Copacabana, Chateau, Tritón, en la Bodeguita del Medio… Más víctimas, más daños…

Y los “impulsos” tampoco se limitaron a la dinamita, el C-4, y demás explosivos del catálogo de la CIA. Los atentados también buscaron desde el principio crear una crisis alimentaria. Desde la Operación Mangosta la guerra biológica también se convirtió en un habitual recurso: En 1962, súbitamente, surge en Pinar del Río, Matanzas, Oriente y La Habana una enfermedad llamada Newcastle que obligó a sacrificar más de un millón de aves de corral. En 1971, un brote de fiebre porcina, cuyo origen estuvo en la base estadounidense de Fort Gullick en Panamá, obliga al sacrificio de medio millón de cerdos. Casi al mismo tiempo, de improviso, una plaga de origen asiático que nunca se había detectado en América asola Cuba. Y también se hacen presentes la roya de la caña de azúcar, el moho azul del tabaco, la sigatoka negra del plátano, el pulgón negro del cítrico, la hemorragia viral del conejo, la broca del café, la varroasis de la abeja, la úlcera de la trucha, así como extrañas enfermedades del ganado bovino y otras premeditadas pestes.

Tampoco los “impulsos” se conformaron con semejantes intentos. En 1981 una epidemia de dengue hemorrágico causó la muerte de 158 personas, entre ellas 101 niños. Los laboratorios, entre otras investigaciones, demostraron que las cepas diseminadas en Cuba no tenían nada que ver con otras activas en el Caribe de mucha menor virulencia.

Y lo mismo ocurrió ese mismo año con un brote de conjuntivitis hemorrágica producida por un agente patógeno que, según la Oficina Panamericana de la Salud nunca había existido antes en el Caribe. Cerca de la base de Guantánamo surgen de improviso y se multiplican los casos de disentería que costarían la vida a 18 niños cubanos.

Cincuenta años de bloqueo, de embargo, de terror, de “impulsos” que viene Obama a reconocer ahora.

George Bush, poeta frustrado, ya sabía lo que eran los impulsos cuando declaró ante la asamblea anual de la OEA en una impulsiva metáfora: “Algún día llegará a Cuba una ola de libertad”. Antes que él, Eisenhower también había pronosticado la ola liberadora que restituyera a Batista en Cuba pero la ola se llevó a Eisenhower. J.F.Kennedy llegó augurando nuevas y libertarias olas a las que, incluso, por aquello de ayudar al mar, hasta les buscó una cochina playa por las que romper, pero otras olas, que aún no han sido esclarecidas, acabaron ahogando a Kennedy en Dallas. Johnson tomó el relevo en los pronósticos meteorológicos sobre Cuba y predijo la llegada a Cuba del maremoto redentor que devolviera a Cuba al pasado esplendor de casinos y casas de putas, pero la ola otra vez equivocó el rumbo y se llevó a Johnson. Nixon, para no ser menos, también salió anunciando el arribo a Cuba de la ola de la libertad que restituyera los derechos de la mafia en La Habana, pero pasó la ola y el que se ahogó fue Nixon.

Llegó Gerald Ford y advirtió la inmediata presencia en la isla de una ola redentora que recuperase para los tantos delincuentes barridos por la historia y por Fidel, los privilegios perdidos pero, antes de que terminara de hacer sus predicciones, el tiempo y el agua se llevaron a Ford. Jinmy Carter también apeló a la ola de la libertad que rescatara a Cuba de la ignominia del derecho, la educación y la salud pero, de nuevo, la ola se llevó a Carter. Ronald Reagan, no conforme con pronosticar las libertarias olas sobre Cuba, hizo lo indecible por ayudar al mar en su trabajo, pero el mar, otra vez dispuso el mismo rumbo y se llevó a Reagan. Vino el primero de los Bush y reiteró el anuncio pero tampoco lo oyó nadie. Bill Clinton, no se quedó atrás y, desde que asumió el gobierno y la becaria, predijo el arribo a Cuba de la ola libertaria. Ocho años esperó la ola pero, cuando ésta llegó, el que se ahogó fue Clinton. Y entonces el segundo de los Bush dio rienda suelta a sus anhelos de que la ola de la libertad hiciera de Cuba otro burdel, un narco-estado más… pero tampoco Bush vio llegar esa ola.

Obama sigue confiando en la ola de la libertad pero, al menos, parece no ignorar que 50 años de “impulsos” no han servido para provocar el colapso de Cuba. Cierto que tampoco para que Estados Unidos responda por su criminal infamia ante un tribunal imposible pero, al menos, si ha servido para dejar en evidencia la soledad de su arrogancia en 23 resoluciones consecutivas de las Naciones Unidas contra el bloqueo, en las que sólo Estados Unidos e Israel lo defendieron contra el parecer de todo el mundo, de 180 naciones.

Y Obama, en sus “impulsos”, además de equivocar los verbos también yerra en las cuentas, porque no son 50 años los perdidos por el gobierno que preside en ese demencial y canalla afán. También debiera considerar como perdidos todos los años de colonialismo y servidumbre que pretendieron convertir a Cuba en una casa de putas con pista de baile y casino, porque fue en esa Cuba que se gestó la única ola libertaria que ha llegado a Cuba, la que puso en marcha la revolución.

 

 

 

La justicia en los Estados Unidos

 

Habrá quien reproche a la justicia en Estados Unidos su lentitud, demorarse en archivos y despachos a la espera de ser, muchos años más tarde, igualmente discreta y oportuna, pero cualquier aficionado al cine y que, además, no la haya padecido, convendrá conmigo que, aunque esa justicia tarde más de lo debido, al final llega. Tarde pero segura.

Y si al bueno de George Stinney le sobrevive algún pariente seguro que le servirá de consuelo la reciente sentencia de un tribunal declarando a Stinney inocente de los cargos de asesinato de dos niñas blancas. Stinney, de 14 años, fue ejecutado en 1944,  tras deliberar durante diez minutos un jurado compuesto por 12 ciudadanos blancos. Stinney era negro y aunque su inocencia fue respaldada por testigos y ni siquiera tuvo abogado, fue condenado a la silla eléctrica. Hubo que sentarlo encima de un  libro para que la corriente hiciera su trabajo. Bastantes menos años que esos 70 que esperó Stinney han tenido que esperar los cientos de presos confinados en Guantánamo, secuestrados y sometidos a torturas, sin cargos, juicio ni defensa y que ahora, al parecer, comienzan a salir en libertad.

Casi los mismos años que ha debido esperar la sociedad estadounidense para enterarse de las torturas de la CIA luego de que se publicaran algunas páginas de un extenso informe todavía secreto, aunque no tantos años como los 66 que esa misma sociedad deberá aguardar a que se desclasifiquen (caso de que así se considere en 1929) los documentos relacionados con el golpe de estado de 1963 y el asesinato del presidente Kenney.

Quince años se han pasado en cárceles estadounidenses los cinco patriotas cubanos condenados por prevenir el terrorismo y 55 años lleva esperando Cuba que se levante un bloqueo injusto y condenado en decenas de resoluciones por las Naciones Unidas con el respaldo de todo el mundo excepto Estados Unidos, Israel y, a veces, las Islas Marshall de la Polinesia.

Prueba, sin embargo, de que la justicia estadounidense va mejorando sus plazos la vamos a tener estas Navidades, cuando el presidente Obama, como manda la tradición estadounidense,  vuelva a indultar a un pavo. Ni un año va a tener que esperar.

Estrellan emisión contra mi siesta

 

Alrededor de las 3 de esta tarde, una secretaria general de un partido político que emitía un comunicado dentro del televisor, ha irrumpido en la sala de estar de mi casa estrellándose contra mi siesta y rompiendo mis apacibles sueños. Ya está descartado que se trate de un atentado terrorista aunque tampoco se descarta ninguna hipótesis.

Las neuronas que todavía conservo han activado los protocolos de seguridad y por la información de que disponemos, las neuronas y yo, la emisión podría haber sido en diferido.

En este momento se sigue trabajando para determinar la naturaleza del mensaje y en la medida en que se vaya avanzando con la investigación informaremos a la Comisión Internacional de Defensa de la Vida Inteligente (CIDVI) y a nuestros países aliados de cualquier novedad. En su momento se evaluará la conveniencia de activar una “Alerta Naranja” aunque mis neuronas van a seguir manteniendo acordonada toda la periferia del área en que se encuentra situado el televisor.

Afortunadamente no hay que lamentar daños personales con excepción de algunos respingos y ronquidos entre contusionados y heridos de distinta consideración, así como una posible otitis por haber estado sometidos mis oídos a la exposición de la secretaria y una posible lesión lumbar que aún está por confirmar y que debió producirse cuando mis neuronas y yo nos precipitamos desde el sofá en busca del control de mando.

Por último, queremos transmitir un mensaje de tranquilidad y sosiego a la población ante la posibilidad de que se sigan repitiendo emisiones de esta naturaleza por los medios de comunicación, para que no pierda la esperanza y recuerde que no es prudente quedarse dormido mientras se ve televisión  y que no hay remedio más eficaz que desenchufar.

 

 

 

 

 

 

 

“En su lucha contra el terrorismo”

Es la habitual coletilla de los medios cada vez que informan sobre las canalladas del imperio: “La CIA, en su lucha contra el terrorismo, realizó vuelos secretos en Europa…” “La mayoría de los presos en Guantánamo como resultado de la lucha contra el terrorismo, sigue sin cargos…” “Admiten que, en la lucha contra el terrorismo, algunos soldados han podido cometer excesos…”

Cualquier crimen, por execrable que parezca, nos será justificado por la misma y reiterada coletilla “…en su lucha contra el terrorismo”.

En la lucha contra el terrorismo todo es válido, incluso, el terrorismo, piensa el común de los mortales cuando se entera de que detrás de cada matanza sólo había un fin tan altruista como humanitario: acabar con el terrorismo, preservar la paz del mundo. Cuando los medios no pueden esconder los hechos procuran justificarlos en la certeza de que ningún pretexto tiene más valor que la supuesta lucha contra el terror.

No se cuestionan la calidad humana de quienes mienten y matan al amparo de semejante cobertura moral, no les preocupa la identidad y trayectoria de quienes mejor representan el terror en el mundo, el terror con mayúsculas, no les importa cuántos desmanes protagonice la banda terrorista estadounidense, no les importa cuantos terroristas liberados a nombre del Imperio practiquen el bombardeo en la nuca de ciudades y pueblos o la repugnante tortura. Los medios van a seguir hablando de presidentes, de soldados, de operaciones y, en última instancia, de inevitables y repetidos “errores” en su “lucha contra el terrorismo”.

 

España se los envía a domicilio

 

Jorge Fernández Díaz, ministro del Interior del Estado español, se comprometía en estos días a enviarnos a los emigrantes a domicilio, como respuesta a quienes desde el propio estado, la comunidad europea o la misma Iglesia de la que el ministro es devoto numerario, se oponen a las llamadas “devoluciones en caliente”, devoluciones que consisten en detener en “caliente” a quienes salten las vallas de sus colonias africanas y entregárselos, para que los acaben de calentar, a la policía y al ejército marroquí.

“Si me dan la dirección a donde podamos trasladar a esa pobre gente y garantizan su manutención y les dan trabajo, les aseguro que se los enviamos”.

Me gusta el argumento. Hasta podría, por aquello de observar la coherencia, aplicarse al problema del aborto. “Si me dan la dirección a donde podamos trasladar a los recién nacidos y garantizan su manutención y les dan escuela, salud y el oportuno amor, les aseguro que se los enviamos”.

Y también serviría el argumento para, después de tantos años, reparar a tantas víctimas del franquismo que ni siquiera han podido dar sepultura a sus familiares, todavía tirados  en fosas y cunetas.

“Si me dan la dirección a donde podamos trasladar sus restos mortales les aseguro que se los enviamos”.

Y de la misma forma hasta es posible que nos envíen trabajo,  servicios, prestaciones…

En definitiva, que acabamos de confirmar lo que ya nos suponíamos, que el Estado español no es un estado sino una empresa de transporte.

Quedamos a la espera de que, cuando terminen de enviarnos a casa todos los derechos conculcados, se empaqueten a sí mismos y, debidamente certificados, en un último acto de servicio, se reenvíen… pongamos que a Laponia.

¡Mundo insólito!

A primeras horas de la mañana, aunque todavía no se ha confirmado el día, un hombre, visiblemente perturbado, fue sorprendido en el interior de un banco cuando intentaba perpetrar un crédito, sin que hasta el momento haya trascendido con qué intención. Lo que sí se puede confirmar es que el hombre estaba fuera de sí, absolutamente enajenado.

Una brigada de Salud Mental de la Policía, que había sido alertada sobre las intenciones del individuo, consiguió reducirlo dentro de la entidad bancaria cuando ya el perturbado había logrado acceder al interior del despacho del gerente a quien amenazaba con presentar dos avales y firmar un pagaré.

Según ha trascendido, el sujeto lo había anunciado horas antes en Internet a través de una red social: “¡Estoy desesperado, ya no puedo más! ¡Quiero que me recapitalicen! ¿Por qué no me rescatan a mí? ¡Me basta con un rescate… y que se olvidan de mí!”

El portavoz de la Policía ha declarado que fue, precisamente, la colaboración ciudadana la que les ha permitido evitar el pretendido hipocacidio ya que otro usuario de la red, alarmado por los reiterados mensajes del individuo, todos en el mismo intimidatorio tono, les había llamado poniéndolos al corriente de sus febriles propósitos.

La ciudad, de la que no se ha facilitado la identidad por estar el caso bajo secreto de sumario, ha amanecido consternada por el trágico suceso. Algunos vecinos del desequilibrado sujeto se han manifestado sorprendidos por la noticia ya que nunca habían advertido en el mismo ninguna conducta extraña y, además, lo consideraban una persona normal, algo reservada en todo caso, pero en absoluto capaz de tanta perturbada violencia.

Un empleado del banco ha declarado que el individuo pretendía avalar el crédito con un salario que, presuntamente, había adquirido trabajando.

Es el primer caso en lo que va de año en el que una persona es detenida intentando gestionar un préstamo.

El detenido podría ser confinado hasta por veinte años en un centro de salud mental de valorar la justicia el caso como un atentado a la salud pública.