“En su lucha contra el terrorismo”

Es la habitual coletilla de los medios cada vez que informan sobre las canalladas del imperio: “La CIA, en su lucha contra el terrorismo, realizó vuelos secretos en Europa…” “La mayoría de los presos en Guantánamo como resultado de la lucha contra el terrorismo, sigue sin cargos…” “Admiten que, en la lucha contra el terrorismo, algunos soldados han podido cometer excesos…”

Cualquier crimen, por execrable que parezca, nos será justificado por la misma y reiterada coletilla “…en su lucha contra el terrorismo”.

En la lucha contra el terrorismo todo es válido, incluso, el terrorismo, piensa el común de los mortales cuando se entera de que detrás de cada matanza sólo había un fin tan altruista como humanitario: acabar con el terrorismo, preservar la paz del mundo. Cuando los medios no pueden esconder los hechos procuran justificarlos en la certeza de que ningún pretexto tiene más valor que la supuesta lucha contra el terror.

No se cuestionan la calidad humana de quienes mienten y matan al amparo de semejante cobertura moral, no les preocupa la identidad y trayectoria de quienes mejor representan el terror en el mundo, el terror con mayúsculas, no les importa cuántos desmanes protagonice la banda terrorista estadounidense, no les importa cuantos terroristas liberados a nombre del Imperio practiquen el bombardeo en la nuca de ciudades y pueblos o la repugnante tortura. Los medios van a seguir hablando de presidentes, de soldados, de operaciones y, en última instancia, de inevitables y repetidos “errores” en su “lucha contra el terrorismo”.