“Los de siempre”.

Para los bienpensantes hombres de provecho, de misa y chiquiteo, “los de siempre” eran la piedra en el zapato. Y es que se oponían a todo. Eran “los de siempre” cuatro idiotas que, hoy todavía, se creen todo lo que oyen, a los que llenan la cabeza de tonterías y con los que no se puede ni hablar -los sigo oyendo- porque, si fuera por ellos, todavía estaríamos en las cavernas calentándonos alrededor del fuego.

Casi es una enfermedad, un tic nervioso, pero cada vez que los bienpensantes hombres de provecho avistan algún divino proyecto que reparta empleo y bonanza a manos llenas entre este pueblo desagradecido, ahí aparecen de nuevo los mismos cuatro idiotas a decir que no, que no quieren centrales nucleares, ni hacer de Belagua la mayor estación de esquí del Pirineo, que no quieren el fracking ni la minería a cielo abierto, que no quieren la pesca de captura, que no quieren la incineradora, ni que siga en Itoiz temblando la tierra, ni los cazas de guerra volando y disparando en las Bardenas, ni trenes de alta voracidad en los que emigrar en menos tiempo, ni contaminación, ni maltratos animales, ni deforestación, ni cambio climático…

Son otra vez los mismos, los de siempre, aquellos cuatro idiotas a los que no escuchaba nadie, que decían que el amianto es un peligro, que el amianto mata.

(Preso politikoak aske)