Manicomio “americano”

En 1999, un estudio efectuado por la Conferencia de la Casa Blanca sobre Salud Mental concluía que uno de cada cinco estadounidenses padecía trastornos mentales y que estas enfermedades eran la segunda causa de muerte en el país. O lo que es lo mismo, que 20 de sus cien senadores y 100 de sus 500 congresistas tienen trastornos mentales, a los que habría que sumar un 20% de militares lunáticos. Apunto un dato: entre el 2001 y el 2009 su ejército había sufrido en Afganistán 761 bajas en combate y 817 por suicidio, demostrando que por mucho que se esmerasen los talibanes las tropas estadounidenses se mataban más y mejor.

No parece que su salud mental haya mejorado desde entonces. En estos días, Trump sugería que el personal docente acudiera armado a los centros de enseñanza para proteger a su alumnado de los locos. Años antes, George W.Bush también había propuesto acabar con los incendios forestales talando los árboles.

Estados Unidos es un manicomio que tiene en su “american way of live” el porqué de su enajenación, la razón de su ruina moral y el patético fracaso de una sociedad que educa para que se acumule, no para que se reparta; que busca la competencia, no la participación; y que adiestra para el triunfo, no para la vida.

(Euskal presoak-euskal herrira)