Xanet

Xanet tenía la sensación de que, en ese preciso momento, se había hecho mayor. Sus apenas ocho años ya eran adultos. La mayoría de edad le había llegado de improviso, en forma de propuesta, y su madre esperaba una respuesta. Sabía que estaba a punto de cruzar un umbral del que no habría retorno y, aunque estaba dispuesto a dar el paso, era consciente de la conveniencia de no precipitarse.

-A partir de hoy te vas a encargar de recoger la mesa todos los días… ¿de acuerdo? – Uno se hace adulto así, de repente, cuando menos lo esperas. Años atrás pensó que con renunciar al chupete, tras engorrosas negociaciones, quedaba satisfecha para siempre cualquier otra posible exigencia pero seguía teniendo a su madre delante, esperando su respuesta.

Si eres miembro de una familia, tengas la edad que tengas, debes contribuir a hacer algo por la misma, así sea recoger la mesa después de las comidas. Los demás lo hacían… ¿por qué no iba a hacerlo él?

Xanet, disipados temores y resabios, sonriente, aceptó la propuesta de su madre y ese mismo día recogió la mesa. Al día siguiente también recogió la mesa, y cuentan que así fue hasta que, al tercer día exactamente, antes de recoger la mesa y terminar de hacerse adulto, Xanet preguntó a su madre: ¿Y cuándo hemos decidido que yo recogiera la mesa?

(Preso politikoak aske)

Tres crueldades en una

EITB resaltaba en su informativo la crueldad de la guerra. Imágenes de Siria. Entre las tambaleantes ruinas de un edificio un hombre gritaba desesperado observando unos metros más abajo a un niño atrapado entre los escombros que agarraba por la camiseta a un bebé evitando que cayese. Cuenta el parte de guerra del canal vasco que los tres son hermanos, que el ejército sirio y sus aliados rusos bombardearon la zona y que de los tres, cuando finalmente se vino abajo el edificio, solo sobrevivió el bebé. Se lamenta EITB que la “comunidad internacional” no esté haciendo nada. La misma comunidad, por cierto, que con EEUU a la cabeza y Europa e Israel como aliadas desataron la guerra en Siria sirviéndose de un ejército de mercenarios entre los que no faltaba ISIS.

Y sigue EITB su informativo y el recuento de tragedias, ahora sin antecedentes, sin entrar en detalles, en la vecina Libia hoy convertida en un solar pasto de los mismos mercenarios de los que se valió la “comunidad internacional” tras bombardear y arruinar ese país y donde han muerto ahogados más de cien refugiados que se habían echado a la mar en busca de un rescate que también les niega Europa. La crueldad de la paz.

Tras el informativo de EITB, la publicidad, el hipócrita anuncio del canal contra la violencia que no es de su agrado. La crueldad de la información.

(Preso politikoak aske)