Los insultos

Normal
0
21

false
false
false

MicrosoftInternetExplorer4

st1:*{behavior:url(#ieooui) }

/* Style Definitions */
table.MsoNormalTable
{mso-style-name:”Tabla normal”;
mso-tstyle-rowband-size:0;
mso-tstyle-colband-size:0;
mso-style-noshow:yes;
mso-style-parent:””;
mso-padding-alt:0cm 5.4pt 0cm 5.4pt;
mso-para-margin:0cm;
mso-para-margin-bottom:.0001pt;
mso-pagination:widow-orphan;
font-size:10.0pt;
font-family:”Times New Roman”;
mso-ansi-language:#0400;
mso-fareast-language:#0400;
mso-bidi-language:#0400;}

No hay forma de leer un periódico o sintonizar un canal de televisión o una emisora de radio sin que nos lluevan insultos de todos los calibres. A cualquier hora y con cualquier pretexto, desde el Congreso, desde sus tribunales, siempre vamos a encontrarnos con un ministro, un juez o un contertulio que nos falte al respeto. Y cuando no es el presidente, es un diputado, un empresario o un gobernador civil quien insiste en ofendernos porque no se conforman con desahuciarnos de nuestras viviendas o dejarnos sin empleo, y tampoco se dan por satisfechos con recortar nuestros derechos y negarnos la salud o privarnos de la educación.

Necesitan, además de jodernos, insultarnos y que los agraviados les celebremos las gracias cada vez que nos anuncian brotes verdes en recesiones que, aseguran, ya empiezan a llegar a su fin; cada vez que nos animan a buscar trabajo así sea en Laponia; cada vez que nos echan en cara haber vivido por encima de nuestras posibilidades; cada vez que atribuyen a nuestros impulsos aventureros el que tengamos que emigrar; cada vez que nos exhortan a encontrar amparo en la Virgen del Rocío porque como afirmara una locutora de la televisión española “rezar calma la ansiedad de los parados” y, al fin y al cabo, Esperanza Aguirre “no llega a fin de mes” y la Duquesa de Alba “también lo pasa mal”.

Nos insultan cuando nos mienten, cuando nos asaltan y roban, cuando nos encarcelan y prohíben, cuando nos violentan y agreden. Nos insultan en directo y diferido, en blanco y en negro… Hasta cuando se ofenden nos insultan, que hace falta cinismo y desvergüenza para sentirse injuriado cuando alguien, simplemente, los llama fascistas.