Gobierno en crisis

Normal
0
21

false
false
false

MicrosoftInternetExplorer4

st1:*{behavior:url(#ieooui) }

/* Style Definitions */
table.MsoNormalTable
{mso-style-name:”Tabla normal”;
mso-tstyle-rowband-size:0;
mso-tstyle-colband-size:0;
mso-style-noshow:yes;
mso-style-parent:””;
mso-padding-alt:0cm 5.4pt 0cm 5.4pt;
mso-para-margin:0cm;
mso-para-margin-bottom:.0001pt;
mso-pagination:widow-orphan;
font-size:10.0pt;
font-family:”Times New Roman”;
mso-ansi-language:#0400;
mso-fareast-language:#0400;
mso-bidi-language:#0400;}

Y es que nadie se pone de acuerdo en el gobierno español. Eso es lo que parece deducirse tras los últimos encontronazos habidos entre los propios ministros.

Hace casi dos años Fátima Báñez, ministra de Trabajo, apelaba a la Virgen del Rocío para que fuera la “Blanca Paloma” la delegada responsable de crear puestos de trabajo. Más de un millón de nuevos parados se han incorporado desde entonces a los cinco ya existentes no obstante el desempeño de una virgen de cuyas políticas de empleo nadie parecía dudar.

Sin embargo, días atrás, el ministro del Interior Fernández Díaz desautorizaba a Báñez y delegaba en Santa Teresa de Jesús la encomienda de enfrentar “estos tiempos tan recios que España está atravesando”, en la certeza de que ella es la santa idónea porque “estoy seguro de que el esfuerzo de ella desde arriba, que manda mucho, hará que sea un éxito, porque por encima de diferencias políticas, ideológicas o geográficas, la huella de Santa Teresa es demasiado profunda como para que nos perdamos en minucias”.

Nada ha dicho en referencia a esta agria polémica el presidente Rajoy aunque, se cree, sería partidario de mantener la confianza en los buenos oficios del Apostol Santiago a quien ya ha pedido “ayuda para no desfallecer en nuestra tarea” y por ser “depositario de las esperanzas de muchas generaciones que han visto en él un faro que iluminaba sus vidas”.

La controversia se complica por el respaldo de Dolores de Cospedal a la Virgen de los Llanos y de Ana Botella a la Virgen de la Almudena.

Visto lo visto, yo me encomiendo al Infierno y a todos sus demonios.