¡La burla más progresista de la historia es atlántica!

Orquestada por EEUU, la OTAN se creó en 1949 para defendernos a los europeos de un Pacto de Varsovia que, curiosamente, nacería 6 años después (1955) Han pasado 30 años desde que desapareciera el enemigo y los 12 apóstoles atlánticos iniciales ahora son treinta y subiendo, a la búsqueda de nuevos enemigos. Entre el Mercado, la Bolsa y la industria militar suele salir el nombre.

La ciudadanía del Estado español está integradaa la fuerza en la OTAN aunque lo ratificara un referéndum a la carta que, de entrada, solo era consultivo, aspecto este que suele pasar desapercibido. Con independencia de lo que se votara, jurídicamente el resultado no era vinculante, se hubiera seguido en la OTAN. En la papeleta ni siquiera se informaba de este aspecto al votante. Tampoco era lo único llamativo. El “sí” a la permanencia en la OTAN “conveniente para los intereses nacionales” también acordaba que “dicha permanencia se establezca en los siguientes términos”:

1.- “La participación de España no incluirá su incorporación a la estructura militar”.

2.- “Se mantendrá la prohibición de instalar, almacenar o introducir armas nucleares en el territorio español”.

3.- “Se procederá a la reducción progresiva de la presencia militar de los Estados Unidos en España”.

Ninguna de estas tres condiciones se ha cumplido. Ninguna. El “no a la guerra”, a cualquier guerra y de cualquier tipo, pasa por rechazar las armas, la industria militar, la militarización de la sociedad, la “cultura militar”. La burla más progresista de la historia es atlántica... ¡OTAN EZ!

(Preso politikoak aske)