Cuento caribeño en tres actos y un epílogo

Acto I

El boricua se dio la vuelta y al ver al dominicano escupió al cielo y denunció en voz alta: “Los dominicanos nos están invadiendo”.

El dominicano, al girar sobre sus pasos y reconocer al haitiano, maldijo entre dientes y gritó airado: “Los haitianos nos están invadiendo”.

El haitiano también se dio la vuelta pero no encontró a nadie tras de sí.

Acto II

El boricua advirtió a sus espaldas al dominicano y, sin llegar a pensarlo ni a saberlo, masculló su ira y delató la compañía: “Esos malditos negros…”

El dominicano sorprendió detrás al haitiano y, como si no tuviera criterio ni memoria, desenredó lengua y espantos, y rezongó: “Esos malditos negros…”

El haitiano también se dio la vuelta pero no encontró a nadie tras de sí.

Acto III

El boricua, buscando un culpable que justificara su penoso destino, vio al dominicano y masculló indignado: “Hatajo de vagos y delincuentes”.

El dominicano, que también necesitaba un responsable de su triste infortunio, giró sobre sus pasos y, delante del haitiano, denunció ofuscado: “Hatajo de vagos y delincuentes”.

El haitiano también se dio la vuelta pero no encontró a nadie tras de sí.

Epílogo

Y así fue hasta que un día, un bendito día que todavía no ha llegado, boricuas, dominicanos y haitianos, al mirar hacia atrás sólo encontraron reflejadas sus alargadas sombras y no supieron distinguir una de otra