“Se acabaron las bromas”

 

Y es que hasta a la capacidad de bromear han llegado los recortes del gobierno español. A nadie debe extrañar. Al fin y al cabo estamos frente a un gobierno “plenamente sensible”, que ha reaccionado “adaptando sus decisiones a la naturaleza del problema que planteaba cada una de las fases de la crisis”.

“Se requiere un “esfuerzo especial”, aseguró el presidente porque debemos “actuar con mayor energía y rapidez” ya que “hay que seguir por este camino, que es complejo pero es ineludible”.

Por eso es que, ahora que se han acabado las bromas, siguió manifestando el presidente, es preciso un “esfuerzo de austeridad y vamos a pedir un mayor esfuerzo a todos… un esfuerzo nacional, colectivo y también equitativo y justificado”.

Y es que se trata, siguió hablando el presidente cuando las bromas ya no tienen sentido, de “medidas imprescindibles que procuren ser lo más equitativas posibles”.

Bromas al margen, el presidente se mostró consciente de que “muchos ciudadanos no entenderán que cuando ya se ha iniciado la recuperación de nuestra economía, les pida un esfuerzo más, les solicite más compromiso, les anuncie sacrificios”.

Y tampoco quiso bromear el presidente cuando al referirse a los “menos favorecidos”, señaló que son “los mismos que nada han tenido que ver con el origen, el desarrollo y las fases de la crisis. Son, por el contrario, los que han sufrido sus consecuencias. Y son, ahora, los que mayoritariamente deben contribuir a los esfuerzos necesarios para corregir los efectos de la crisis”.

De ahí que, ahora que ya no es tiempo de bromear, el presidente afirmara que “es una tarea en la que todos deberíamos implicarnos. Nos lo exige el bienestar de toda la sociedad. A todos, a todos les pido colaboración. Es un proyecto nacional que a todos nos concierne.

La situación es difícil y sería insensato ocultarlo. Pero puedo asegurarles a todos que el Gobierno no desfallecerá y está seguro, estamos convencidos, de que lograremos salir adelante”.

Así de contundente se mostró el presidente del gobierno español poco después de expresar su última broma: “entre todos podemos”, y poco antes de declarar la siguiente: “se adoptarán medidas fiscales para subir los impuestos a las rentas más altas… en el momento oportuno”.